Las ondas cerebrales

onda3

Hay cinco frecuencias de ondas cerebrales, beta, alfa, theta, delta y gamma. 
El cerebro esta continuamente cambiando de una frecuencia a otra en función de la tarea que este realizando. Al pensar activamente, al meditar, al realizar actividades o al dormir, el cerebro emite constantemente ondas en distintas frecuencias. Cada frecuencia tiene un conjunto de características que representa un nivel específico de la actividad cerebral, así como un estado único de la conciencia.
Los impulsos del cerebro se miden mediante un electroencefalógrafo.
Cada frecuencia esta medida en ciclos por segundo (Hz). También se mide la amplitud de las ondas, por ejemplo en una meditación muy profunda se observan ondas theta ampliada.

Ondas_cerebrales

 BETA:

Oscilan normalmente entre los 14 y 28 Hz, están presentes en nuestros estados de vigilia, dominan cuando estamos despiertos, cuando pensamos, conversamos, trabajamos y realizamos nuestra tarea cotidiana.
Se asocian a la atención enfocada y el pensamiento activo vuelto al exterior.  En estado beta la mente esta despierta en estado de alerta.
Cuando la frecuencia sobrepasa los 30 Hz puede provocar convulsiones y sensaciones místicas ( tal y como las describen los epilépticos en situaciones previas a un ataque) tales como un deja vu, sensaciones de precognición y clarividencia.

 ALFA:

Oscilan normalmente entre los 7 y 14 Hz, el cerebro produce este tipo de ondas cuando estas totalmente relajado.  Reflejan estados internos de lucidez relajada.
Es un estado mental meditativo y desvinculado a todo lo que rodea. Este tipo de onda se da en meditaciones. En este estado nos podemos poner en contacto con nuestro ser interior.
En estado alfa desaparecen las preocupaciones, los temores y los miedos, y se experimenta una verdadera sensación de paz y bienestar general.
El estado alfa alivia el dolor y es útil en la sanación.

 THETA:

La velocidad de las ondas decrece de 4 a 7 ciclos por segundo Hz.
Es un estado de relajación muy profunda. Son ese estado de “ensoñación” que experimentamos cuando nos estamos quedando dormidos.
En estado theta que nos permite actuar por debajo del nivel de la mente consciente, donde residen nuestras memorias, sensaciones, actitudes, creencias y comportamientos. Este estado mental theta es  muy útil para modificar creencias, programas de comportamiento, adicciones, …
Las ondas theta son siempre creativas e inspiradoras y se caracterizan por darnos sensaciones de pura espiritualidad. En este momento de profunda comprensión interna, experimentas el conocimiento absoluto de que Dios es real. En ese momento estas en theta.
Beneficios de las ondas theta:
-Alivian el estrés y reducen la ansiedad.
-Facilitan la relajación física profunda.
-Facilitan la claridad mental.
-Aumentan la habilidad verbal.
-Sincronizan los hemisferios del cerebro.
-Estimulan la imaginación y la creatividad.
-Reducen el dolor.
-Promueven un estado de euforia y estimulan la liberación de endorfinas.

 DELTA:

La velocidad de las ondas decrece a una frecuencia de 0 a 4 ciclos por segundo. Son las de mayor amplitud y menor frecuencia.
Se producen cuando dormimos profundamente y en un estado de meditación trascendental muy profundo.
Las ondas delta se asocian con la regeneración de la energía vital, por lo que son un estado ideal para sanar y con la producción de la hormona del crecimiento. Las ondas delta abren una puerta hacia el subconsciente.

GAMMA:

La velocidad de las ondas alterna entre 40 y 5000 ciclos por segundo.
Están asociadas con un alto nivel de procesamiento de la información, resolución de problemas, momentos de extrema atención y concentración. Están relacionadas con una gran actividad mental que pueden incluir destellos de brillantez y experiencias de percepción, intuición y lucidez.  Son las más rápidas del cerebro.

Cuando nuestras ondas cerebrales están balanceadas, nuestros estados mentales serán más óptimos para cada momento, sin embargo cuando nuestros cerebros son estimulados a permanecer en un solo tipo de onda, normalmente en estado beta, entonces pueden surgir conflictos como el estrés y depresión.
Disponemos de herramientas para cambiar conscientemente nuestro estado mental, por ejemplo en momentos de estrés o entre  las actividades diarias.
Una meditación, o una simple relajación en nuestro día a día nos ayudarán a callar nuestra mente y liberarla de las preocupaciones diarias, estrés,  ansiedad y así mantener un estado mental óptimo.

You may also like